Edición testing
26 de septiembre de 2022, 1:41:33
Actualidad

STOP VANDALISMO


Reino Unido actua contra el vandalismo a sus monumentos

De 2007 a 2017 se han producido en Inglaterra una media de 12 ataques a monumentos y patrimonio conmemorativo.



REDACCiÓN - Según informa The Guardian desde finales de junio las sanciones por cometer cualquier acto vandálico, por el motivo que sea, contra monumentos públicos en el Reino Unido van a ser más severas e incrementarse de manera importante.

Antes de esta reciente regulación las penas eran proporcionales al coste del daño (su reparación). Así, si los desperfectos no alcanzaban las 5.000 £ (5.900 €) podía ser condenados a una pena máxima de tres meses de prisión y una posible multa de hasta 2.500 libras esterlinas.

Ahora el Parlamento ha elevado estas condenas, trasladando el delito a la los Tribunales de la Corona y las sentencias pueden conllevar penas de hasta 10 años de prisión y multas superiores de hasta 2.500£ (casi 3.000€). La prisión mayor (más de 2 años) se contemplaba para daños superiores a las 5.000 £ (5.900€).

Anteriormente y siguiendo la estela de movimientos globalistas tipo WOKE, Contra-Cultura, Black Lives Matter, animalistas, anticolonialistas y un largo etcétera, procedentes de los núcleos universitarios de izquierda populista norteamericanos degeneraron en que Reino Unido (entre otros países) varios monumentos conmemorativos hallan sido dañados y que finalmente ha llevado a considerar un endurecimiento y castigos más severos para los causantes.

La comisión que ha promovido esta nueva regulación ha demostrado que entre 2007 y 2017 un promedio de 12 monumentos al año sufrieron ataques y daños de diferente consideración. Por poner unos ejemplos recientes: En agosto de 2021 se incendió un monumento a los caídos en Bermondsey y Rotherhithe sin un motivo claro. El pasado 7 de junio, en Londres, un joven de 18 años pintarrajeo una estatua de Winston Churchill. Los daños ascendieron a £ 1.642 (1.940 €) y fue multado con 200 £ más costas. Incidentes como estos han provocado una demanda de castigos más severos

Obviamente han surgido opiniones en contra de esta medida “Existe la posibilidad de aumentar penas si el gobierno no está de acuerdo con los mensajes delos que causan el daño, lo que podría afectar la libertad de expresión”, dijo Rudy Capildeo, especialista en derecho del arte y acivista “Podría parecer que se juzgue sobre el contenido del graffiti en lugar del acto de vandalismo en sí”.

“La nueva legislación parece ignorar la ocasión para la participación pública”, agregó Capildeo. “La forma en que vemos nuestras estatuas y monumentos es una parte importante de una de una conversación más amplia más que nosotros, como muchas otras naciones, estamos teniendo sobre nuestra identidad en el siglo XXI. Este diálogo es crucial para proteger nuestras estatuas y monumentos públicos y, de hecho, es una de las mejores formas de preservarlos porque los mantiene relevantes”.

Desde esta redacción cabría preguntarse más allá de la incomprensible y agotadora retorica justificativa: ¿Esta tendencia y moda viral de exhibicionismo y terrorismo patrimonial deberían estar por encima de la preservación del patrimonio artístico y cultural de las naciones, borrando nuestra historia? ¿Debemos analizar o juzgar nuestro pasado de acuerdo con el contexto actual?

Desde aquí recordar el pasado cruento, antianimalista, transfóbico y racista del Anfiteatro romano de Tarragona o los altares de sacrificios humanos aztecas, entre otros. También la demolición de los budas de Bamiyá o la Noche de la Quema del 10 de mayo de 1933.

PECADOS DEL ARTE.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  pecadosdelarte.com