pecadosdelarte.com

CÉSAR ALCALÁ

El soldado español disecado en el Museo d’Allard

Momia de prisionero de guerra español conservado en el Museo d'Alllard de Montbrison
Momia de prisionero de guerra español conservado en el Museo d'Alllard de Montbrison (Foto: © Taxidemidades)
miércoles 24 de enero de 2024, 15:32h
Jean Baptiste d'Allard procer y coleccionista de taxidermias.
Ampliar
Jean Baptiste d'Allard procer y coleccionista de taxidermias. (Foto: ©Musée d'Allard)
¿Ernest Urtasun reclamará la restitución del cadaver de un español expuesto en un museo o no es suficientemente "Colonial"?

En los últimos días el ministro Ernest Urtasun ha puesto en la palestra el término “marco colonial”, con el cual pretende llevar a cabo un revisionismo de los museos españoles, alejando un falso colonialismo que nunca existió. Hemos hablado de que en Bañolas, en el Museo Darder, se exhibió durante años un negro bosquimano disecado. Este dejó de estar en el Museo de historia Natural la madrugada del 8 al 9 de septiembre de 2000.

Sus restos fueron repatriados a su lugar de origen. Mientras el ministro Urtasun sigue centrado en una quimera se tendría que preocupar de una humillación que sufre un español en un museo francés.

Hoy, nos estamos refiriendo al Museo d’Allard, en la localidad francesa de Montbrison. Allí se conserva, disecado, el cuerpo de un español. Según Henri Pailler, conservador del museo, “es el único europeo conocido que se ha conservado así”. La disecación se llevó a cabo a principios del siglo XIX. La historia no deja de ser curiosa. El español disecado era un soldado catalán que cayó prisionero durante la guerra de la Independencia, en el 1809. Este, junto con otros, los llevaron a Forez. Tiempo después un aristócrata francés, Jean-Baptiste d’Allard, lo contrató como albañil en la construcción del palacete que estaba construyendo.

El albañil español tuvo la mala suerte de caer de un andamio y matarse con 30 años. El aristócrata, en su casa, tenía una colección de osos, tigres, jirafas y aves disecadas. Así que pensó hacer lo mismo con el albañil. Compartiría sitio con sus trofeos, por así decirlo, de caza. Sería una curiosidad más en una sala dedicada a la taxidermia. Por eso le pidió a un famoso taxidermista parisino que llevara a cabo el trabajo y el albañil español quedó expuesto en la casa del aristócrata d’Allard.

Y no solo eso. La casa del aristócrata se convirtió en museo. El albañil disecado permaneció expuesto hasta el año 2002, cuando fue retirado. Actualmente está conservado dentro de un sencillo ataúd. Aquel mismo año, 2002, el presidente Mitterrand entregó, a petición de Nelson Mandela, lo que se conocía como la “Venus Hotentote”, una mujer de raza negra cuya característica principal era su enorme trasero.

El albañil español murió sobre el año 1825 y era uno más de los 1.600 soldados catalanes capturados por las tropas napoleónicas trasladadas o a Francia o a Bélgica. La pregunta sería, ¿cómo un soldado español acabó exiliado y trabajando de albañil en casa de d’Allard?.

Es importante destacar que a nuestro compatriota lo disecó un gran maestro, Leonard Dupont, autor confeso de la momificación del Negro de Banyoles y que estaba en la nomina del pñrestigioso Museo Jardin des Plantes, de Paris.

Durante la guerra de la Independencia Napoleón dio la orden de que todos los soldados que fueran hechos prisioneros se los llevaran fuera de España. Los quería lejos para debilitar al ejército español. En concreto, ordenó que fueran llevado a Bélgica. Al general Clarke, el 6 de marzo de 1809 Napoleón le escribió que “12.000 prisioneros están de camino desde Zaragoza. Entre 300 y 400 mueren cada día. Podemos calcular que no entrarán en suelo francés más de 6.000. Mi intención es que los oficiales sean separados y llevados al Norte”. Llegados a Bélgica muchos de ellos fueron internados en el Castillo de Bouillon y otros a los fortines militares de Gante e Ypres, al no aceptar incorporarse al ejército francés. Sólo 300 militares españoles aceptaron incorporarse al ejército francés. Se sabe que allí acabaron soldados de los regimientos de Infantería de Asturias y Guadalajara o Guardia Valona. Allí también acabó, entre otros el teniente general Miranda.

El historiador belga Albert de Burbure ha podido identificar en archivos y registros la existencia de 40.971 hombres y 831 mujeres de origen español desplazados a la fuerza a la actual Bélgica. Al terminar el dominio de Napoleón quedaron en libertad. Muchos de ellos regresaron a España, pero muchos decidieron quedarse en Bélgica o desplazarse a Francia. Esto último es lo que debió hacer el soldado español disecado en el Museo D’Allard.

A día de hoy nadie ha reclamado el cadáver del albañil español conservado en el palacete d’Allard desde 1825. Y cuando decimos nadie nos referimos al Gobierno español. Tampoco el catalán. Bien haría el ministro Ernest Urtasun, al hablar de colonialismo, que reclamara al Gobierno francés el cadáver de este soldado español que, después de 200 años, merece ser enterrado con dignidad.

César Alcalá es periodista e historiador. Ha publicado diversos titulos sobre la retaguardia durante guerra civil española.

El español disecado en su caja actualmente¿Volverá a España?
El español disecado en su caja actualmente¿Volverá a España? (Foto: © Empai)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios